[UNA CONVERSACIÓN CON 2 DESMOVILIZADOS DE LAS FARC]


432139_356554944423293_1172070309_n[7 de julio de 2016 por Blog de Banderas

Colombia está pasando hoy en día por uno de los procesos más importantes de su historia como país independiente: la firma de un acuerdo de paz con las FARC. Y cuando uno habla del tema, siempre hay opiniones encontradas. Hay muchas personas, como yo, que creemos necesario hacer cualquier esfuerzo para poder vivir en un país donde la opción no sea matar al otro. Creemos que la reconciliación nacional como objetivo ulterior amerita no sólo el perdón de las atrocidades del pasado sino esforzarnos por hacer un punto aparte y volver a empezar, todos como colombianos trabajando juntos por nuestro país.

Pero también está el otro lado del espectro. Muchas personas que, con razón o sin ella, se oponen a la firma de un acuerdo de paz donde se perdonen los crímenes cometidos en el pasado. Lo que sí es cierto es que el tema genera polarización… demasiada e innecesaria, si me preguntan a mí. Una polarización alimentada por partidos políticos, grupos económicos y hasta medios de comunicación que parece que se niegan a darle una oportunidad a la paz argumentando, con una soberbia enorme, que el perdón no es la opción. Entonces, como la situación está complicada, yo hoy quiero, desde el Blog de Banderas, poner mi granito de arena para la construcción de esa Colombia rehumanizada y en paz con la que tanto he soñado durante toda mi vida.

Una de las mayores preocupaciones de muchos de los opositores a la paz es qué vamos a hacer con los excombatientes de las guerrillas una vez se desmovilicen. Pregúntese, ¿sería usted capaz de trabajar con un antiguo miembro de las AUC o de las FARC? ¿Dejaría a su hijo ir al colegio con el hijo de un exguerrillero? ¿Le daría empleo a una persona que hizo parte de la guerrilla? ¿Le gustaría que usaran sus impuestos para educarlos y apoyarlos en su reintegración a la vida civil?

Antes de contestar todas esas preguntas, lo invito a que lea el texto que viene a continuación. Y lo invito a que lo lea porque estoy convencido de que el mayor enemigo de la paz es la desinformación. Tómese 15 minutos, léalo con calma y entiéndalo]

flechita

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s