SOY UN CANALLA, LO ADMITO.


LA CONSULTA DE KURILONKO

Autor: Kurilonko.

No sé por cuanto tiempo más tendré que habitar el cuerpo que actualmente poseo y que, bien o mal, me ha acompañado a lo largo de estas seis décadas de transitar por este valle de lágrimas, risas y demases. No me quejo, en todo caso. Lo cierto es que, al igual que se hace -o debiera- cuando uno ocupa una casa alquilada, a sabiendas que en algún momento habrá que dejarla, eso no impide que tratemos de hacerla acogedora. Arreglamos las filtraciones, aseguramos el techo para no tener un desaguisado en pleno invierno y la hermoseamos hasta donde sea ello posible. Esas consideraciones que ahora conceptualizo fueron las que me hicieron, en primer lugar abandonar el tabaco y luego comenzar con un plan de ejercicio moderado que está, básicamente fundado en el trote. Trotar acompañado de Balto, mi perro de ignota raza y pedigree -negro azabache, 80 centímetros…

Ver la entrada original 1.785 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s