Quiero que te duela


Pelícano volando

Quiero que te duela. Quiero que te saques ese gusanito mental que te apolilla las costumbres. Quiero que te desates y te sofoques a través de mí, quiero que te mueras y sigas latiendo, quiero que te empiecen a temblar los miedos y pongas cara de chocolate, quiero que me arrastres la voz y me pidas algo que no entienda. Quiero hacerte doler despacio, quiero que abras los ojos y los lleves para atrás, quiero que la respiración no te alcance, que no te alcance la sangre y que empieces a morderte por dentro. Quiero que grites con la voz perdida en el techo, quiero que los brazos se te partan tratando de arañarme, quiero que los labios se te estiren hasta doblarte los pies. Quiero que te duela y que sientas que una araña se roba tus lunares y te muerde la espalda, quiero que el dolor sea un…

Ver la entrada original 398 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s