Besitos y un balcón


Es llorón pero lo amo

Pelícano volando

Besitos en la noche. En el sofá, en el balcón, en la repisa, en la puerta del baño. Ella es un arma y él es un arma. Ella es una cabecita y él es una cabecita. Hay besos en el piso y debajo de los muebles. Ella lo mira, él se va enterrando en su silla, él la mira, entre ellos hay palomas y viboritas. Se levantan y se sientan, se ríen y se sirven vasos y salen al balcón. Fuman. Piensan en silencio y después dicen algo equivocado. Se ríen más. Se acuerdan de cosas y las dicen. Tienen miedo. Los dos. Son personitas miedosas y tímidas. Caprichosas. Delicadas. Espaciales. Alguien dice algo, ellos no lo escuchan y se sigue mirando, como siguiendo una corriente de aire, se siguen mirando por todo el grosor de la noche, del balcón con postal de ciudad de fondo, de luna que no…

Ver la entrada original 209 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Besitos y un balcón

  1. Matias dijo:

    Pero muchas gracias! es un honor estar en este site. Me siento honrado!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s