El sábado vino Rosa González y me arruinó el día


Daniela Cobián

-¡Rosa! Qué novedad. No te esperaba- le digo entre dientes mientras le abro la puerta de latón y veo que trae puesto un vestidito de playa. ¿Y luego? ¿Debo suponer que esta persona está desarrollando sentido de la moda?

Recojo la publicidad que el Partido dejó en el buzón y le digo a Rosa que se pase. Mientras no me ve, deslizo la propaganda política en la bolsa de Rosa –también una bolsa de playa- así, como quien no quiere la cosa.

Voltea a verme y yo le regalo una sonrisita hipócrita. No pasa nada, Rosa. No acabo de echar propaganda del Partido en tu bolsita de playa, puedes estar tranquila.

-¿Te sirvo algo? ¿Quieres nieve de jamaica?- le pregunto para ver si se olvida del asunto que la trajo aquí en primera instancia.

Pero me dice que no. “No gracias.” Muy digna, como si creyera que le voy a…

Ver la entrada original 1.188 palabras más

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a El sábado vino Rosa González y me arruinó el día

  1. Matias dijo:

    Es genial. Lo leí completito.

    Le gusta a 1 persona

  2. etarrago dijo:

    Es genial y hay que hacerle pocos comentarios … Jordi

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s