#Nanorelatos – Quely


Liberenlas

Un gato en el año del tigre

La tortuga alzaba trabajosamente la mirada desde el terrario, y en sus ojos lagrimosos se podía leer suplicante el deseo de cumplir con el mandato de la especie. Era necesario reproducirse para garantizar la supervivencia.

Quizás por el efecto hipnótico de su insistencia, luego de alimentarla la llevé al ático y desde una pequeña ventana la dejé libre.

Salió volando con sus alas de carey en dirección al Sur, utilizando la cola como timón. La última maniobra para salvar un cúmulo nimbo, me permitió percibir un guiño. Jamás la olvidaré, como los elefantes.

Ver la entrada original

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s