¿Qué está pasando en Cuba?


Por Jorge Hernandez Fonseca.
www.cubalibredigital.com

Castro, in 2002, beneath a statue of José Martí

Image via Wikipedia

Es la pregunta recurrente para todo ciudadano, viva dentro o fuera de la isla. ¿Qué está pasando con una revolución socialista que proclamó la estatización como forma de justicia social y ahora privatiza lo que antes confiscó a sus legítimos dueños? ¿Qué sucede con una clase dirigente que antes se erigía en acervo crítico de los propietarios de los negocios, y ahora colocan sus hijos y nietos a adueñarse de esas mismas empresas, como forma –dicen– de tirarlos de la quiebra en que la estatización forzosa castrista los sumió irreversiblemente?

Hay que reconocer que la oposición democrática cubana perdió la guerra civil que escenificó contra la dictadura en Cuba en los años sesenta. Guerra civil que dejó más de 9 mil cubanos fusilados y 250 mil jóvenes presos, que perdieron su juventud pasando 15, 20, 25 años en las cárceles castristas, justamente para evitar la estatización y la implantación de una dictadura.

Desde el punto de vista ético, no hay fuerza –que no sea la de las armas– que justifique dentro de la dictadura castrista, después de destruir el país económica, política y moralmente, el enarbolamiento de la bandera de los “cambios” hacia los mismos horizontes que propugnaron antes los jóvenes fusilados y presos en los años sesenta, aplastados entonces en nombre del socialismo castrista (ya auto-derrotado) defendiendo ahora hipócritamente la paternidad del “cambio”.

¡Claro que estamos ante la derrota ideológica del socialismo castrista! Esto incluso ha sido reconocido por sus principales personeros –Fidel y Raúl– en conocidas intervenciones públicas. El problema ahora es que aquellos que se adueñaron del estado cubano por la fuerza de las armas proclamando la necesidad de destruir la sociedad cubana para construir una nación más “justa”, se perdieron por el camino del poder absoluto, hundiendo la isla en el peor lodazal que nunca antes país latinoamericano conoció: dictadura desmoralizadora, con hambre y con terror.

¿Se puede confiar el futuro del país a un bando guerrillero –ahora viejo y envilecido por el poder absoluto– cuyos hijos y nietos (malcriados) pretenden erigirse en herederos de negocios que sus padres confiscaron de sus legítimos propietarios, para iniciar un capitalismo feudal, donde los dueños serían la prole ambiciosa de terratenientes rurales y asaltantes de caminos? ¡Jamás!

Todos sabemos que las fuerzas del mercado crean líderes económicos, que con esfuerzos y sacrificios consiguen estructurar negocios de todo tipo, exactamente como venía sucediendo en la Cuba de la primera mitad del siglo XX. Esos líderes económicos cubanos, que sufrieron la confiscación del castrismo, edificaron en Miami lo que podría haber sido una Cuba sin Castro.

¿Cómo entonces pretende el castrismo hacer crecer la isla sin esos líderes económicos? Los líderes en el mundo de los negocios no nacen precisamente en el seno de las familias que gobiernan, como pretenden hacer los generales de Raúl. Se necesita libertad económica para desarrollar la potencialidad efectiva esparcida en el seno de la población. Nunca serán “los hijitos de papá” los que llevarán la isla por el camino de la riqueza colectiva, como no fueron antes los “incondicionales del partido” que dirigieron la economía en los últimos 50 años.

Un panorama sombrío se cierne sobre la Nación Cubana. Los mismos que fusilaron y encarcelaron en nombre de la estatización antes, ahora fusilarán y encarcelarán sin siquiera sonrojarse en nombre del mercado. Un sueño con la sociedad futura se me hace insoportable: “Una pseudo-democracia controlada desde el estado, donde los líderes económicos sean los actuales “hijitos de papá” –que nada saben de negocios– manejados tras bambalinas por capitalistas extranjeros ambiciosos e insaciables por el lucro fácil que se garantiza al tener la fuerza del estado represivo –el ejército y policía política de hoy– de su parte”. ¡Una verdadera vergüenza!

Artículos de este autor pueden ser consultados en http://www.cubalibredigital.com

Esta entrada fue publicada en Kurilonko y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a ¿Qué está pasando en Cuba?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. HL dijo:

    Nada nuevo, camarada, es sólo el “natural” flujo de la Historia. Nada monocromo puede durar demasiado.
    Por favor, no se olvide de Batista, cuando para USA Cuba era el prostíbulo del Caribe. Azuquita. ¿Tiene estadísticas de cuántos morían por simple miseria antes de la Dictadura castrista? Ya había una Cuba sin Fidel Castro antes de Fidel Castro (Digo por su mención a eso armado en Miami por los “líderes ecónomicos”, esa Cuba “democratica” abroad que usted parece amar).
    Es muy valioso su post porque es intenso y argumentado. Quizás un poquitín tendencioso pero definitivamente muy respetable…
    aunque se haya olvidado de firmarlo.
    PD = Sólo por curiosidad… ¿su única meta ideológica es atacar a un regimen momificado que ya cayó? (cómo sigue la historia de Cuba es responsabilidad de los ciudadanos cubanos -no me gusta el “intervencionismo”-).
    PD2 = ¿Puede ubicar a esos líderes económicos cubanos de Miami? Serían de gran ayuda para Barack, Angela y Nicolás.

    Me gusta

    • la consulta de kurilonko dijo:

      “… no se olvide de Batista, cuando para USA Cuba era el prostíbulo del Caribe. Azuquita. ¿Tiene estadísticas de cuántos morían por simple miseria antes de la Dictadura castrista?”
      Estoy de acuerdo en que ello es efectivo pero, ¿ qué tiene que ver con el artículo en comento? En todo caso, creo a mi modestísimo entender, que lo ocurrido no dió patente de corso a los actuales gobernantes. Lo que afirmas, al no ir al fondo del asunto intentando desviar la mirada sobre actores y acontecimientos que no aparecen ni tangencialmente mencionados, es lo que se conoce como falacia del hombre de paja.
      (Bajo el título del artículo, aparece en negritas el nombre del autor y la dirección web desde donde fué tomado, por si no lo habías notado)
      No, no es mi única meta ideológica. Me pareció traerlo a colación después de leer lo debatido en otro blog sobre un asunto parecido: “Es lo que les pasó a los alemanes del lado de allá del Muro ( ¿te acuerdas que hubo un muro que impedía que algunos ciudadanos desquiciados, inconformistas, renegados, trataran de huir aún a costa de sus propias vidas desde el paraíso en que vivían?), cuando desapareció el Estado que les proveía “según sus necesidades” y tuvieron que entrar a arreglárselas solos- no estaban preparados para ello, habían sido adormecidas sus potencialidades gracias a un sistema en que el menor esfuerzo era la tónica ya que, ¿ para que hacer más si no se me reconoce el esfuerzo: el estado es dueño de todos los medios de producción y todos ganamos lo mismo?-, y al cabo de un tiempo añoraran la época en que no era necesario echar toda la carne a la parrilla, sino sólo lo justo para ir, bien o mal, tirando. Es lo que tal vez ocurra a los cubanos cuando la gerontocracia hereditaria que los rige, desaparezca.”
      Si, tengo mis ideas fijas. Así como algunas las tienen con Bill Gates, las transnacionales, la iglesia católica en particular y la religión o fé en general, la derecha, los judíos, los milicos, la CIA, Google & others.

      Me gusta

  3. HL dijo:

    ¡Camarada Kurilonko!
    Siempre su opinión es una brisa de aire fresco.
    Sé que usted ama fastidiar bloggers porque lo ando padeciendo en carne propia.

    A pesar de que usted no trabaja mucho en su blog a causa de sus múltiples obligaciones es saludable que fastidie a los bloggers. Usted, con su sabiduría, nos obliga a verificar las premisas antes de exponer una conclusión.
    (No se olvide del quid pro quo)
    ————————————————————————————
    Mis mejores deseos para el próximo año, amigo.
    Yo, mamífero homo sapiens-sapiens, no creo en la magia ni en los buenos deseos, pero mis instintos me confunden.

    Abrazo grande desde este lado de Los Andes.

    PD = Pido disculpas a Usted y al resto de los cientos de miles de fans de mi blog por haberlo abandonado durante una semana, es que me fui unos días a la montaña.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s